masdeportes.ec

¿Cuál será el futuro de Conor McGregor?

El experimento salió mucho mejor de lo esperado a priori. A pesar de su derrota, Conor McGregor tiene bastantes motivos para irse con la cabeza bien alta del T-Mobile Arena tras enfrentarse a Floyd Mayweather. Se llevará un cheque de 100 millones de dólares bajo el brazo y además, el orgullo de haber conectado en ‘Money’ (112) más veces que nueve de los boxeadores que llevaron al norteamericano a los 12 asaltos.

“He sido estrangulado en la televisión en vivo y regresé”, dijo McGregor después de la pelea. Con más corazón que estilo pugilístico, el luchador irlandés ha demostrado que con más preparación podría plantar cara a bastantes boxeadores profesionales. Y no nos engañemos, sus palabras tras el combate son toda una declaración de intenciones. Va a regresar al cuadrilátero y novias no le van a faltar.

Dinero llama a dinero

El combate del billón de dólares sufrió primero el ataque de gran parte del mundo del boxeo -consideraban el evento como un circo mediático-, después se vendió que habían fallado estrepitosamente en taquilla y por último, nos quisieron hacer creer que McGregor era un tipo con la lengua larga y un boxeo amateur. Pues ni la primera es cierta, ni la segunda y tampoco la tercera.

A raíz de lo acontecido, se podría decir que el evento ha sido un éxito rotundo. Brindaron un buen espectáculo ante unas gradas totalmente abarrotadas de unos fanáticos (18.000 espectadores) que no dejaron de pedir sangre como si del circo romano se tratase. Además, el negocio fue redondo (batirán los ingresos del Pacquiao-Mayweather) y el evento sirvió para que el boxeo diera un golpe sobre la mesa -llevan años perdiendo terreno con la UFC-. Hasta aquí hemos llegado.

El boxeo también sale ganando

Una personalidad como la de Conor McGregor siempre es buena para cualquier deporte. Le pese a quien le pese. Un atleta que es capaz de mover masas con tan sólo chasquear los dedos, debería ser bien recibida allá por donde pise. McGregor tiene un don y el noble arte debería sustraer hasta la última gota para intentar recuperar el tiempo perdido. Y sí, su futuro es el boxeo.

 

Fueente: Marca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.